Paseos Inesperados

IMG-20171010-WA0017

 

Una vez finalizado el día de trabajo, y habiendo degustado las”delicatessen” mundiales que ofrecían en la feria, me apresure a dar un solitario paseo para descubrir que tenía que ofrecerme esta conocida, pero a la vez desconocida ciudad ¡Colonia!


Tras cruzar helada de frio el río Rin, ya que me habían robado el abrigo en la feria, comencé a sumergirme en las pequeñas callejuelas que forman la gótica ciudad. Tras visitar la catedral, “Templo Católico”, entré por una calle peatonal hasta que de pronto, un conocido “Olor” me hizo quedar paralizada. Al principio, no era capaz de identificar porque aquel aroma me estaba estremeciendo el corazón, tenía ganas de llorar y reír a la vez. Era la misma sensación que cuando abrazas a un ser querido después de años sin verlo.

Como si de milagro se tratase, la imagen de mi abuela vino a mi mente. En ese momento recordé que era el perfume que ella llevaba cuando yo era pequeña, el famoso perfume de la casa “Farina”. Sin pensarlo ni un segundo, miré en el mapa la ubicación de la tienda y corrí hacia ella a averiguar todo lo posible sobre su historia y su aroma, y a comprar algunos frascos, ¡Claro!

Entre los cuentos de mi infancia, siempre había estado la ciudad de “Colonia”. Este maravilloso aroma que me produjo tantas sensaciones fue el primer regalo, junto a una rosa, que le hizo mi abuelo a mi abuela Margarita. (Aquel 8 de Enero de 1933, que tantas veces aparecía en mis cuentos antes de dormir) … 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s